Actividad pensada para niños entre 3 y 6 años. A través de los experimentos y juegos que realizamos, despertamos el interés de los niños por el fascinante mundo de la ciencia.

Los juegos que hacen con nuestra supervisión les permiten descubrir poco a poco cómo funciona el mundo que les rodea y por qué suceden las cosas.

Aprenden a pensar en lo que va a ocurrir antes de cada experimento y, luego, comprueban por sí mismos lo que realmente sucede.

En esta actividad, sabemos que el momento más emocionante es cuando un niño descubre que algo que él había predicho, basándose en su percepción del mundo, sucede totalmente al contrario y desmonta sus estructuras mentales. No genera ningún tipo de frustración, sino que les incita a seguir investigando y construir un nuevo modelo para su comprensión del mundo.

VOLVER A LA VISTA GENERAL DE ACTIVIDADES